Follow by Email

miércoles, 10 de febrero de 2010

HOSTAL DE LOS LOBEZNOS.

HOSTAL DE LOS LOBEZNOS.


En el pie de la Nevada hay un Valle Encantado,

En su jungla existe un bosque de cemento,

Con una madriguera de lobeznos paradisíacos,

Que revolotean, gritan, cantan y juegan a la felicidad..


La vida en Valledupar es pacifica, inundadas de bosque señoriales,

Rellenos de elixir de pasión, paz y sus aires ingresan al alma,

Respirando nubes de amor, que limpian las heridas del pasado,

Alimentadas por las lluvias de maná de prosperidades placidas.


En esa madriguera del Hostal de Los Lobeznos se sienten sinfonías de armonías,

Que reflejan las alegrías del existir, donde se respiran tufos de sabidurías,

Hedores de inspiración pintadas, olores de sentimientos espléndidos,

Vahos de pensamientos generosos y miasmas de ideales nobles.


Los lobitos humanos tienen vistas exaltadas por los tiempos inquietos de la niñez,

Sus ojos infantiles se avivan de colores purpúreos oscuros que saltan inquietos como bolas de billar,

Con cuerpecitos tiernos y puros que son mapas de color canelas que aromatizan el bosque,

Y en los días y noches emprenden suaves y sigilosos movimientos de sabio calor humano.


En la madriguera de los lobeznos están sumidos en ese mar de blancura y tersura,

Que soplan vientos incesantes con aires cálidos provincianos con lindos instantes,

Con derroches de alegrías y júbilos que elevan vuelos grandiosos, nobles e ilustres,

Que corren ríos de mieles hacia la cima en torrentes auras de bonanza de prosperidad.


La camada de pequeños lobeznos son cuidado por una hermosa madre alfa,

Que transforma el humo violeta de la adversidad en potentes tiempos arcoíris de prosperidad,

Pintando sueños y proyectos que labran horizontes que abrazan acantilados de amor,

Amamantando a sus cachorritos humanos con nutritiva paciencia que deleitan la eternidad.

Maflye. 01/02/2010.

1 comentario:

Mar de Matices Poéticos dijo...

HOSTAL DE LOS LOBEZNOS. Cuando la luna verde asoma, reflexiona y sonríe, las estrellas comienzan a dibujarse en los cielos, al caer el sol y elevarse las sombras sobre el mundo sublime, en la madriguera de los lobeznos misteriosos y sobrenaturales, respiraran y renacen con fuertes deseos de buscar en el presente y en el futuros la felicidad plena espiritual y emocional en estos tiempos de misericordia que anhelamos todos los humanos en este valle de laureles. Maflye.